La diputada y profe educación física, Marisa Garnica dio su opinión sobre el proyecto del Instituto Universitario que ya tiene media sanción.
Marisa Garnica fue una de las impulsoras del centro de estudiantes del Instituto de Educación Física allá por el año 85 y hoy, como diputada provincial, puede colaborar con su voto para que nuestra institución de un paso trascendental: convertirse en Instituto Universitario.
«La verdad es que me emociona estar en este momento. Nunca pensé que como profe de educación física iba a ser diputada y menos tener esta oportunidad», nos cuenta quién es una de las legisladoras que más se está moviendo para mover la ley.
«Ya hablé con Juan Carlos Jaliff, quien me dijo que apoya totalmente la ley, para que podamos tratarla la semana que viene. La verdad es que todavía no ha llegado desde Senadores, pero estamos trabajando para que sea lo más rápido posible y hacer el pedido de preferencia», resalta la lujanina que se muestra muy activa desde su banca y quién integra la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara.
Conocedora de los beneficios que traerá el proyecto para las futuras generaciones, Marisa asegura y remarca: «Es empezar a jugar en las grandes ligas. Permite tener un título de grado que antes no lo teníamos, los egresados estarían habilitados para dar clases a nivel nacional y poder acceder a posgrados con organismos internacionales, entre otras cosas».
En épocas de mucha grieta en la política nacional, esta ley tiene la particularidad de contar con el apoyo de todos los sectores. Recordemos que el proyecto fue presentado por el radical Juan Carlos Jaliff haciéndose eco de una propuesta de la hija de Julio Cobos. Esto data de 2017 y fue rescatado este año por el senador Gustavo Pinto antes de que fuera mandado al archivo.
Otra ventaja que destaca la legisladora del Frente para Todos es que: «el Instituto está muy bien organizado con un consejo Directivo que viene haciendo muy bien las cosas y ha tenido un crecimiento que nos enorgullece. Cuando yo estudiaba había una sola sede y yo que vivía en Rivadavia me tuve que venir a vivir a Mendoza. Hoy hay cuatro sedes (Godoy Cruz, Rivadavia, San Rafael y Malargüe) con 300 docentes y más de 3.000 estudiantes. La verdad que eso también emociona».
El compromiso está y si lo dice Garnica no hay dudas que el mismo es verdadero.
Se viene un fin de año plagado de definiciones y todos esperamos comenzar a jugar en las grandes ligas como bien dice Marisa.
(Maxi Salgado, Comunicación IEF).

Comments are closed.