Se realizaron una serie de obras en las instalaciones del rectorado.

Seguimos avanzando. Los cambios son una evolución natural y necesaria y eso es una política de nuestra institución. La pandemia fue un momento de trabajos constantes para mantener al Instituto pensando en nuevos horizontes.

Con ese objetivo como bandera se gestionó el apoyo del Ministerio de Cultura de la Nación a través del programa Puntos de Cultura en el que se aprobó el proyecto «Puentes de cultura, agentes sociales«, una capacitación para jóvenes que puedan desempeñarse en organizaciones sociales comprometidos con la comunidad.

Para ello se compraron CPU que estarán destinadas a ello.
Y para cerrar de darle forma a la propuesta, en las últimas semanas se realizaron obras de remodelación en las oficinas de informática y de Formación Continua, espacios que tenían problemas de humedad. Fue así que se realizó el cambio de las membranas y el reemplazo del yeso del techo.

(Maxi Salgado, Comunicación)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *