«No puedes enfocarte en lo que va saliendo mal, siempre hay una forma de dar vueltas las cosas». Así lo vemos desde el Instituto y especialmente es la actitud de nuestras autoridades, que lejos de frenarse por la realidad epidemiológica de nuestro país, ha aprovechado este momento para seguir trabajando en pos del bienestar de nuestra comunidad.

Como bien cuenta nuestro rector, en nuestro cumpleaños 59 festejamos inaugurando la nueva sala de informática en la que están los CPU y monitores que fueron adquiridos gracias a la gestión realizada con el Ministerio de Cultura de la Nación, quien nos dio un subsidio a través del Programa Puntos de Cultura.

El equipamiento dará la oportunidad de achicar la brecha digital que ha quedado expuesta en esta pandemia. Es que quiénes no cuenten con los dispositivos tecnológicos para poder cursar o dar sus clases podrán hacerlo desde este lugar.

También es para celebrar el compromiso de profesores y alumnos para colaborar con la construcción de la nueva biblioteca. Estamos hablando del equipo de Formación Continua y Comunicación (Rodrigo Flores, Juan Manuel Ruiz, Amalia Fernández, Jimena Mejías, Gustavo Elías, Nicolás Fornetti, Juan Carlos Rosales, Maximiliano Salgado y Ezequiel Aquistapace) y de los profesores Darío Cappa y Víctor Berardi, quienes donaron los honorarios de sus cursos.

También nuestro rector agradece a los profesores que se suman, cada vez en mayor número, como colaboradores voluntarios y destacó el trabajo de las sedes. Destacando entre ellas, a Malargüe en donde también se hizo una gestión importante con la gente de YPF para conseguir computadoras siempre con el objetivo de reducir la brecha. Como así también la resiliencia de la comunidad de la sede de San Rafael, en donde la Pandemia pegó de lleno en el seno de la institución y se reforzaron esfuerzos para seguir dando una formación de calidad.

Todas estas acciones se suman a la iluminación de nuestro playón deportivo, como así también a la apertura del ingreso propio.
Seguimos también trabajando en la declaración de nuestra institución como Instituto Universitario y en los reclamos para que se cumpla el decreto gubernamental del año 2015 y se entregue al Instituto la casa propia en el Aconcagua Arena. Ésta es una deuda histórica de la provincia con esa casa de estudios.

«Hechos, no palabras», un sello registrado de nuestra gestión y que se mantiene más allá de los tiempos.

 

 

Maxi Salgado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *